Archivos para mayo, 2013

Dióxido de titanio (E-171)

Publicado: 15 mayo, 2013 en Sin categoría

En este post, directamente copiaré una entrada de otro blog “detengan la vacuna” (http://detenganlavacuna.wordpress.com/2011/01/23/tio2/) puesto que no se podría explicar mejor que como ahí lo han hecho

 
 
 
 
 
 

El Dióxido de Titanio ataca nuestro ADN todos los días  y nadie hace nada al respecto

 

 

 

 

 

El dióxido de titanio (TiO2) es una de las substancias químicas más blancas que existen: refleja prácticamente toda la radiación visible que le llega y mantiene su color pase lo que pase cuando otros compuestos se decoloran con la luz. Su fórmula química es TIO2 y su nomenclatura en la UE es E-171, su índice de color es 77.891, pigmento blanco N°6, habiéndose aprobado para uso general (sin limitaciones) por la JECFA (OMS/FAO/Códex Alimentarius) en 1.969, y en Chile el 12 de octubre del 2.000, conforme a las regulaciones de la FDA.

El dióxido de titano está en la naturaleza en varias formas: rutilo (tetragonal), anatasa (octahédrico) y brookita (ortorrómbico). El TiO2 se usa como pigmento blanco por sus propiedades de dispersión, su estabilidad química y su supuesta no toxicidad, siendo el pigmento inorgánico más importante en términos de producción mundial. Es un semiconductor sensible a la luz que absorbe radiación electromagnética cerca de la región UV. Es anfotérico, muy estable químicamente y no es atacado por la mayoría de los agentes orgánicos e inorgánicos, disolviéndose en ácido sulfúrico concentrado y en ácido hidrofluórico.

 

RUTILO–El cristal central es cuarzo- el rutilo es el haz de paja que sale de él

 

 

 

El TiO2 es usado en todas las industrias. Se usa universalmente en: pinturas y recubrimientos, sustituyendo a cualquier otro pigmento blanco en el mercado; impresiones; industria del plástico, para darle color a juguetes, aparatos electrónicos, automóviles, muebles, papeles, etc. El pigmento de dióxido de titanio absorbe parte de la radiación UV protegiendo su contenido. También se usa en fibras sintéticas, eliminando la apariencia grasosa causada por las propiedades translúcidas de la resina. Pigmentos de TiO2 se utilizan para el papel muy blanco que también debe ser opaco cuando es muy delgado y se aplica también como recubrimiento para hacer papeles decorativos.

El TiO2 también se usa en la industria de la cerámica, en la elaboración del cemento blanco y el coloreado del hule o linóleo; pero lo más grave es que también se utiliza ampliamente en la industria cosmética, en la industria farmacéutica y también en la de alimentos. Aunque se definen sus  propiedades más importantes como: NO-tóxicas,  compatible con las mucosas y la piel, y buena dispersabilidad en soluciones orgánicas, curiosamente está presente en todo medicamento que afecta principalmente la fertilidad, que resulta abortivo y/o  teratogénico. La explicación a esto se encuentra a fines del año 2.009 en un estudio realizado por científicos del centro Jonsson Comprehensive Cancer de la UCLA (EEUU), demostrando que las nanopartículas de TiO2 presentes en los productos antes mencionados causan daño genético sistémico en ratones, induciendo roturas en las cepas del ADN y causando daño cromosómico e inflamación e incremento del riesgo de cáncer en los animales. Las nanopartículas se acumulan en diversos órganos porque el cuerpo no cuenta con un medio efectivo para eliminarlas ni menos que impida su paso debido a su minúsculo tamaño. Por esta razón pueden ir hasta cualquier parte del cuerpo, incluso atravesar células y membranas fácilmente, interfiriendo con los mecanismos del mismo núcleo donde se encuentra el ADN.

 

 

Buscando en el registro del ISPCH encontré exactamente 500 productos conteniendo Dióxido de Titanio, entre ellos: shampúes, bálsamos, lociones hidratantes, cremas de belleza, jabones, filtros solares, lápices labiales, pastas dentales, agua oxigenada, tinturas de cabello, tratamientos anti-arrugas, crema protectora de bebé, máscaras de pestañas, base de maquillaje, aceites corporales, exfoliantes, reductores de poros, tratamientos de estrías y celulitis, productos herbalife, cremas de caracol, tratamientos capilares, etc.

En la industria de alimentos se utiliza como colorante y –supuestamente- en una proporción no mayor al 1% en el peso del alimento se utiliza en caramelos y dulces (como las mentitas y dulces de menta blancos), helados, chicles, cremas para café, salsas para ensaladas, queso, usándose también para blanquear la leche descremada, donde el dióxido de titanio hace a la leche mas blanca y de una textura mas cremosa. Para cumplir con la FDA sólo se requiere que el contenido de plomo no sea mayor a 10 PPM (Partes Por Millón), el antimonio no puede ser mayor a 2 PPM y el mercurio no puede ser mayor a 1 PPM según la sección no 73.15.75 del código de Regulación Federal (21 CFR).

Es hora de leer las etiquetas antes de comprar cualquier cosa e ingerirla.-

http://alturl.com/vtdr2

http://alturl.com/rxnvp

http://alturl.com/utcsv

Anuncios

Una granja para el futuro

Publicado: 15 mayo, 2013 en Sin categoría
Etiquetas:,

https://www.youtube.com/watch?v=-hHTE0qY-Q8https://www.youtube.com/watch?v=-hHTE0qY-Q8

Hoy os propongo un vídeo sobre el futuro inmediato de la alimentación a nivel mundial. Os invito a comeros un bocata de jamón mientras lo veis y a reflexionar sobre los que oís.

El aceite de palma es  de origen vegetal y se obtiene de la hoja de la palma Elaeiset guineensiso.

Es el aceite más usado de forma general, pues se utiliza tanto para consumo humano como para animal por alto aporte calórico y de grasas saturadas, además de formar parte de la composición de diversos cosméticos, así como de jabones y velas de producción industrial

Se ha comprobado que el consumo abusivo de este aceite, propio de la dieta moderna, aumenta considerablemente las cantidades de colesterol LDL

 

Pero la característica más importante de este aceite, reside en las características de su producción, pues tiene notables repercusiones sociales y medioambientales muy negativas:

Los principales países productores de este aceite en el ámbito mundial, son países tropicales que aún se encuentran en vías de desarrollo, o que acaban de incorporarse al primer mundo: Malasia, Indonesia, Nigeria, Tailandia, Colombia, Nueva Guinea, Costa de Marfil, Costa Rica, Honduras, Brasil y Guatemala

El cultivo típico mayoritario de palma, consiste en grandes extensiones, de decenas de miles de kilómetros cuadrados de este monocultivo, buscando siempre el máximo rendimiento económico. Este sistema, conlleva  deforestaciones masivas, destruyendo así grandes extensiones de bosques tropicales, perdiendo biodiversidad vegetal (muchas especies han sido extinguidas antes de poder ser clasificadas) y biodiversidad animal, tanto de manera indirecta por la pérdida de su hábitat como de manera directa, pues para aumentar la seguridad en las zonas circundantes a los cultivos, se organizan matanzas de grandes simios y otros animales, siendo ésta, la principal causa de la preocupante despoblación de orangutanes y gorilas. 

No obstante, para quienes sostienen que los costes medioambientales no son relevantes para un negocio si es lucrativo, es necesario hacer notar, que estas grandes plantaciones, perjudican a la población local, pues raras veces, son propiedades de los nativos. Habitualmente, estas plantaciones pertenecen a ricos empresarios e inversores europeos y americanos que mediante sobornos, consigues comprar estos territorios, desplazando no sólo a animales y plantas sino a comunidades locales, expropiando así sus viviendas tanto como su sustento, pues suele tratarse de gente que se abastece directamente de los bosques, lo que los mata de hambre, obligándoles a la larga a trabajar para la empresa que antes los echó de sus tierras y les robó sus sustento tanto en el campo como en los ataques a los grupos de granades simios de la zona. Gente que se ve forzada a vivir en condiciones de semi-esclavitud conllevando con ello, la futura pobreza tan pronot como la empresa abandone la zona tras haber estropeado el suelo, dejando una tierra estéril e imposible de cultivar, generando así hambrunas, desniveles sociales y retraso en el desarrollo y educación de esta gente.  A parte de esto, contaminan su entorno, pues la legislación medioambiental en estos países suele ser bastante laxa, convirtiéndose en efímera cuando hay intereses económicos de por medio

Toda esta destrucción y sufrimiento, es generada por empresas tan conocidas y respetadas como Nestlé, Dove, Rexona, Nutella (que no Nocilla), Ferrero, Carrefour, Pond’s…

El uso y abuso del aceite de palma, y en menor medida del de coco, “suele quedar oculto en las etiquetas bajo la genérica denominación de aceite vegetal”.

Hasta finales de 2014, los fabricantes de la UE no tienen la obligación de detallar en el etiquetado de ingredientes el origen botánico de la grasa vegetal que emplean en sus productos.

Por lo tanto TÚ decides si sigues financiando a esta gente, para que continúe con la destrucción de la seva y de las vidas de miles de personas mientras envenenas tu organismo aumentando sus niveles de colesterol y grasas.

Lee el apartado “ingredientes” antes de comprar 

 

USOS

Biocombustibles

Cremas y coberturas
Se derrite a mayor temperatura que el chocolate, por eso es idóneo para mantener y almacenar las coberturas, pero en la boca funde peor.
 
Productos para untar
Por la cantidad de grasas saturadas que contiene y que facilitan el untado, hace que se utilice en cremas de cacao y en margarinas.
 
Snacks y pasteles
En galletas, tostadas o bollería industrial, como sustituto de las grasas hidrogenadas, poco cardiosaludables, y de la mantequilla, que es más cara.
 
Precocinados
Se enrancia menos y su precio es bajo, por eso se usa para elaborar muchos platos de comida preparada.
 
Chips y aperitivos
Porque aguanta más frituras que otras grasas. Aunque en España se usa en su lugar aceite de girasol o de oliva.
 
Productos de limpieza
Es parte clave de la fórmula de jabones y detergentes por estar presente en sus tensioactivos.
 
Cosméticos
Por su untuosidad, es una base óptima para muchos productos de belleza y cremas corporales.
 
Velas
Alternativa a la cera o la parafina, para fabricar velas.

 

Un vídeo de la OCU sobre el tema:

http://www.youtube.com/watch?v=ZwyQaQW-3K0&feature=player_embedded

Hoy, vamos a hablar sobre la “sucralosa”(1′,4,6′-Triclorogalactosucrosa). Un producto químico sintético que está presente en forma de aditivo en más de 4000 productos alimentarios de distribución en la Unión Europea.

Es una sustancia edulcorante que se usa como sustituto del azúcar pues es entre 600 y 1000 veces más dulce al paladar humano.

Se obtiene sometiendo la sacarosa (molécula del azúcar común) a diferentes reacciones químicas, sustituyendo grupos hidroxilo por átomos de cloro.

 

Teóricamente,  este proceso, la hace sumamente estable, evitando así, que sea descompuesta por los ácidos gastro-intestinales de manera que luego no puede ser asimilada por el organismo, siendo finalmente expulsada del mismo. Esto contribuye a eliminar el aporte calórico.

La simple constitución de la molécula, ya le da un perfil tóxico, pues la hace similar a la del conocido DDT (el perjudicial pesticida ya prohibido) o a la molécula del Agente Naranja (potente herbicida usado para deforestar grandes superficies, con posteriores efectos sobre el ADN humano).

No obstante, numerosos estudios, intentan convencernos de su inocuidad, siendo una molécula aprobada para el consumo humano tanto en Estados Unidos como en Canadá o en la Unión Europea.

Lógicamente, esto, beneficia sobre manera a los productores de este polvito millonario, pues es el edulcorante principal de la mayoría de las bebidas industriales (incluso del té envasado) y puede ser consumido por toda la población incluidos grupos de riesgo como los diabéticos.

Pero si leemos la otra cara de la moneda nos encontramos esto: la organización independiente para el cuidado de la salud, así como diversos estudios en diferentes universidades, sí encuentran efectos nocivos, entre otros, la destrucción de la flora bacteriana y un enorme aumento del pH de los intestinos, lo que impide la correcta asimilación de los nutrientes durante la digestión. También impide la entrada a los antioxidantes y otros elementos anticarcinógenos, así como también afecta a la entrada de otros químicos artificiales como los propios de la quimioterapia o los del tratamiento del sida.

También, se ha comprobado que aumenta el peso corporal y que puede generar adicción, pues crea una sensación momentánea de falsa saciedad cuando el organismo necesita glucosa, siendo inmediatamente sustituido por una necesidad aún mayor, puesto que no aumenta el nivel de glucosa en sangre, lo que nos hace seguir necesitando consumir glucosa, y así se genera un bucle de retroalimentación.

Más aún, se ha observado, que nunca es eliminado el 100% de sucralosa introducida en el   organismo, siendo así, bioacumulable, lo que hace que, poco a poco, con u consumo prolongado, el nivel de este aditivo en nuestro organismo alcance niveles importantes. Esto, para una sustancia con una estructura carcinógena, es realmente alarmante.

Por lo tanto, animo a todo el que lea esto, a mirar, antes de comprar, la lista de ingredientes de cualquier producto industrial dulce y comprobar si contiene el edulcorante E-955 o sucralosa. Quizá así, se dieran cuenta de la enorme cantidad de este peligroso aditivo que consumimos a diario.